Cámara frigorífica bar

Cámara frigorífica bar

Contrario a lo que pudiera pensarse, en el sector de la hostelería su producto estrella no son los alimentos, sino las bebidas. Gran parte de los ingresos provienen de las bebidas y cócteles que se sirven. Sobre todo si se trata de un bar. Existen para ello diferentes opciones que son de gran utilidad cuando se trata no solo de enfriar bebidas, sino de mantenerlas ordenadas, a la vista y bajo los mejores estándares de conservación.

Por qué las cámaras frigoríficas son imprescindibles en los bares y la hostelería

El sector de la hostelería ofrece una alta rentabilidad económica para un país como España donde una de las principales fuentes de ingresos es el turismo. Hoteles, restaurantes y bares buscan siempre la manera de ofrecer el mejor servicio que se traduzca en una mayor asistencia de clientes y esta realidad es visible sobre todo en temporadas determinadas. 

Este sector mantiene una estrecha relación con la industria del frío, porque es este el que proporciona los servicios y equipos de frío industrial como las cámaras frigoríficas en bares, que pueden adaptarse fácilmente a las necesidades de espacio ya que son equipos eficientes, versátiles, modernos y con los más innovadores diseños.

La importancia de elegir cámaras de bebidas para bares

Un aspecto importante para estos negocios del sector hostelería es el tipo de cámara frigorífica bar a seleccionar. Se debe escoger el equipo más acorde y funcional para el local. Primeramente, recordemos que este equipo permite la conservación por mucho más tiempo de los productos y alimentos. 

Y tal razón justifica que no pueda considerarse un gasto sino una inversión. Más todavía si se cuenta con un equipo de alta eficiencia energética que permita ahorrar en la factura eléctrica. Muchos fabricantes han buscado la manera de diseñar cámaras frigoríficas que además puedan ser acopladas de manera perfecta al diseño arquitectónico del negocio.

Tipos de cámaras frigoríficas para bares

Para empezar, todo negocio de bar o restaurante debe tener en cuenta el espacio que posee. Es decir, la ubicación, dimensiones y las condiciones presentes que puedan incidir sobre el rendimiento general de la cámara frigorífica. Los tamaños de una cámara frigorífica pueden ser diversos y fácilmente pueden ubicarse en espacios diseñados para tal fin.

Por ejemplo, puede ir frente a un mostrador, suspendida, o en un espacio exclusivo. Existen diferentes tipos de cámaras frigoríficas apropiadas para bares. Desde un botellero bajo el mostrador (muy común en bares y chiringuitos), pasando por mesas frías para botellas, un equipo que va instalado bajo el mostrador y que tiene puertas frontales.

Pero también hay equipos tipo armario mostrador refrigerado para bebidas, con la típica puerta de cristal y usados también en supermercados. Puedes encontrar vinotecas o armarios refrigerados para vinos, así como los prácticos y pequeños minibares. Por otra parte, existen además cámaras frigoríficas para vinos y bebidas. Estos equipos son excelentes para almacenar una gran variedad de vinos y bebidas, además de tenerlos perfectamente bien organizados.

Cómo elegir una buena cámara frigorífica para un bar

Siempre será importante contar con la asesoría completa de una empresa especializada en refrigeración y que además ofrezca un diseño acorde al espacio. Por ejemplo, que determine si conviene más una cámara de refrigeración, vitrinas expositoras, vitrinas tipo mural u otro equipo.

La durabilidad de la cámara frigorífica bar resulta ser un factor de vital consideración. No necesariamente una oferta en estos equipos puede ser una excelente inversión. Pues, muchas veces, los equipos baratos no cuentan con la garantía necesaria de durabilidad y eficiencia. Incluso, pueden convertirse en una pérdida de dinero si necesitan continuas reparaciones. Nuevamente, el asesoramiento será imprescindible para hacer la elección acertada.

Ventajas de tener una cámara frigorífica en un bar

La funcionalidad de este tipo de sistemas de refrigeración en bares cubre las necesidades de un negocio de este tipo. Dentro de sus ventajas están las siguientes:

  • No son iguales a las de carácter doméstico porque son mucho más potentes.
  • Dependiendo del tamaño del negocio se puede acceder a una cámara pequeña que funcione a su vez como mueble o una que se ubique debajo de un mostrador.
  • En algunos modelos es fácil mirar el interior sin tener que abrir la puerta, evitando condensaciones o romper la cadena de frío.
  • Es posible elegir en función al tipo de bebidas a almacenar en su interior, por ejemplo, tipos de vinos, de cervezas, etc.
  • Si se tiene un negocio más grande, una cámara de refrigeración de grandes dimensiones será la solución ideal para almacenar ahí todo tipo de bebidas a una temperatura controlada.

Finalmente, la utilidad y la capacidad de uso que tendrán estos equipos dependen en buena medida de las consideraciones tomadas en el momento de seleccionar la cámara de frío y del tipo de productos o alimentos a almacenar. 

Aliter realiza la instalación de tu cámara frigorífica bar

En Aliter conocemos perfectamente el valor estratégico que tiene para la economía el sector de la hostelería. Por tal razón, hemos diseñado planes estratégicos para abarcar este sector en materia de climatización y frío industrial. Con equipos como cámaras frigoríficas para bares, que se adaptan a las necesidades y condiciones de cada negocio. 

En nuestra empresa, realizamos el servicio más completo desde el diseño, instalación y mantenimiento de manera segura. Contacta a través de nuestra web o por teléfono y te atenderemos enseguida. Nuestra empresa se localiza en industrial El Bony, calle 26, nave 206, en Catarroja (Valencia).